BERLIN - CAPITULO 4 - EMPEZAMOS CON LAS VISITAS

3º día - martes.

Empezamos por el Reichtag. (además llueve ....) Así que como llegamos casi los primeros, nos refugiamos de la lluvia junto a un grupo de chavales de procedencia desconocida (no distinguimos el idioma, pero son rubios, altos y con peinados muy raros) y, después de bastantes medidas de seguridad, subimos a la cúpula de Foster a no ver nada, porque con la lluvia se veía muy poco el paisaje berlinés. De todas formas, la visita merece la pena aunque sea por ver la cúpula.

La cúpula del Reichstag está hecha de vidrio, con una vista de 360 grados al paisaje urbano circundante. La cámara de debates del parlamento alemán, el Bundestag, puede ser vista debajo de la cúpula. Un cono reflector en el centro de la cúpula dirige la luz solar hacia el interior del edificio.
La cúpula está abierta al público y se puede llegar a ella mediante varias rampas en espiral hechas de acero que recuerdan la figura de una
doble hélice.
La cúpula de Foster está pensada para ser respetuosa con el medio ambiente. El diseño involucra el uso de la luz solar, que brilla a través de los espejos del cono de la cúpula, para así disminuir las emisiones de carbono del edificio.
El diseño futurista de la cúpula del Reichstag la hacen un hito único, que simboliza un intento de apartar a Berlín de su pasado de la Alemania Nazi y el comunismo, para hacer énfasis en un futuro de una Alemania democrática y unida. (dicho en wikipedia)

De ahí nos fuimos al museo de Pérgamo, y aunque había bastante cola, fue rápido (hay límite de aforo por horas).
Allí, aparte de miles de personas (no sé cómo calculan los aforos, pero no les sale del todo bien, desde luego) se puede hacer "visita japonés" y ver un par de cosas imprescindibles. El altar de Zeus y las puertas de Isthar.
Por cierto, se pueden hacer fotos pero sin flash, menos en las puertas de Isthar, que está prohibido. (si lo intentas vienen a por tí ...)

Es una construcción colosal alzada sobre un podio, respetando la visión original; estaba construida en la segunda terraza de la acrópolis de la ciudad. El gran friso de las esculturas no formaba parte del entablamento sino del podiodel templo. Arriba se encontraba una columnata de orden jónico dividida en tres cuerpos, uno central al fondo y dos laterales. La columnata central daba su espalda a un patio cuadrangular que era el espacio reservado para los sacrificios en que se quemaba incienso y se hacían libaciones en honor de los dioses. Sobre el entablamento de las columnas se colocaron una serie de acróteras que representaban dioses, centauros, grifos y caballos.
Dicho en wikipedia


La Puerta de Istar era una de las 8 puertas monumentales, de 14 metros de altura por 10 de ancho, de la muralla interior de Babilonia. Fue construida en el año 575 adC por Nabucodonosor II. Está formada de ladrillos de adobe, mayoritariamente pintados de color azul. Acompañados de otros dorados o rojizos que dibujan la silueta de dragones, toros, leones y seres mitológicos.
Dicho y fotografiado en pasaporteblog.com

Y así se nos hizo mediodía y el reloj biológico no se detiene.... así que a buscar dónde comer.

Nos fuimos a Hackeche Höffe, donde aparte de haber unas tiendas maravillosísismas, hay cantidad de sitios para comer o tomar un picoteo.


Son 8 patios consecutivos detrás de una plaza llena de comercios de marcas muy conocidas y mercados. (hay estación de "S" con ese nombre, así que es muy fácil llegar)

El sitio al que fuimos se llama Anatre y está en el primer patio. Parece un sitio típico de la gente que trabaja por allí, hay poco turista y comemos bien. (el momento baño es complicado: hay que pedir llave, bajar un subterráneo ...)

Después de comer, dimos un garbeíllo por las tiendas de la plaza: muji, Das Buch (librería preciosa), hay un starbuck con unos sofás ... Ya en los patios están lumas (galería de arte), jost (tienda de bolsos), artificium (librería). En los patios de dentro el ambiente es casi monacal, un silencio y calma chochantes, que nos hace hasta hablar bajito. Los comercios tienen un estilazo fuera de lo normal. Hay varios locales de ropa de diseño propio, talleres de artesanía, la tienda del ampelman .... El paisaje es cuidado y delicado, mucha ventana de pintadas en colores (verde, rojo, azul ...) en fachadas con mucha hiedra (y bichos) bicis aparcadas .... (fotos bonitas)

Después de comer, tiramos hacia el norte y después de deambular por las calles de Prenzlauer (Schönhauser Alle) dimos con el Kulturbrauerei.

Es una antigua fábrica de cerveza de 1889. Es un complejo de 20 edificios de ladrillo rojo y amarillo unidos por patios.  En 1967 se cerró como cervecería y en 1991 se recuperó  como zona cultural (kulturbraurei quiere decir literalmente "cervecería cultural").  Se ha convertido en un centro que agrupa cine, teatro, conciertos, talleres, restaurantes ....


De ahí y en tranvía (con el billete de 7 días que sacamos el primer día podemos montar en cualquier transporte de la ciudad)  fuimos a Orainenburger Strasse donde entramos a ver Tacheles.  Por cierto no perderse el Bar Zapata!!

Es un edificio en ruinas pero es uno de los espacios culturales más dinámicos de la ciudad.

Empezó siendo unos almacenes, pero los nazis lo usaron como cuartel general.  Finalmente fue medio destruido por los bombardeos de la segunda guerra mundial.  

La intención era demolerlo, pero pocos meses después de caer el muro, docenas de "artistas" lo okuparon convirtiéndolo en un laberinto de talleres, estudios y galerías repletas de graffittis y obras de arte.

Consultar la WEB para más información sobre actividades. 


Estando por estos lares, vimos que había mogollón de sitios  para cenar así que elegímos el "Aufsturz" sitio con mucho ambiente, con programa de conciertos en el club.  Nos dieron muy bien de cenar y se ve que también es sitio de copas para después de la cena (carta enorme de cervezas). 


1 comentario:

monika dijo...

Hola, yo estaba con Pat por allí. Como ya había visto el museo hace unos cuantos años decidí explorar un poco por mi cuenta y me fui Oranienburger strasse hacia arriba, pasando por la Neue Synagoge, el Postfuhramt, algo así como el antiguo edificio de Telégrafos, es de 1881 con una fachada de ladrillo y terracota en estilo Renacimiento italiano, curioso, la entrada se sitúa en el chaflán de esquina, deje atrás las ruinas “Tacheles”, de día y con sirimi incesante como que no me llamó tanto la atención, dije “otro edificio más en ruinas, que no hay dinero para todo”, menos mal que a la noche Pat nos descubrió lo que se escondía tras esas ruinas. Bueno subiendo hacia el norte, y dejando atrás los recorridos más turísticos y céntricos, en Bernauer strasse llegué a una pequeña construcción levantada en el espacio vacío que quedaba entre los dos muros que dividían Berlín. Es la capilla de la Conciliación, un sugerente edificio de finales de los 90, una casi transparente superficie de finas laminas de madera encierra un ovalo hecho con barro apisonado que guarda al retablo recuperado de una antigua iglesia que se levantaba en el mismo lugar y cuyos cimientos todavía se pueden ver. Merece la pena un desvío. Según pude entender por unos paneles informativos que allí había, se ha realizado un concurso para crear un parque en esa zona integrando los fragmentos de los dos muros que todavía siguen en pie.
Antes de reunirme con Pat y el resto entré en una librería que me pareció genial, enorme y con estanterías interminables hasta el techo llenas de libros, y con una sección de arquitectura muy buena, lo malo es que la mayoría de libros eran en alemán, la Buchhandlung Walther König en Burgstrasse 27, www.buchhandlung-walther-koenig.de