PARÍS ANCLADA EN SU PASADO ..

... y se regodean de ello. Es maravilloso encontrar rincones así.
Parecen sacados de un álbum de fotos de los '50 ...


MONUMENTOS DE PARÍS - TIENDA HERMÉS

Antes, cuando se iba a París, había que ver Notre Dame, la Torre Eiffel, el Sagrado Corazón ... pero ahora, ir de tiendas es o-b-l-i-g-a-d-o para ver arquitectura interior y exterior !!

En la 17 rue Sevres está la nueva tienda Hermés, y es completamente increíble, ya sé que suena paleto, pero no he visto nunca nada igual ! (bueno, no voy a hablar de los precios de los abrigos y esas cosas que hay en la tienda, claro!! incluso sillas de montar a caballo, qué nivel por dios ... tiene que ser insano tener tanto dinero....)

El lugar eran las antiguas piscinas municipales y el equipo de Rena Dumas RDAI, ha sabido conservar y respetar elementos arquitectónicos originales.



Más información AQUI (blog diariodesign)


LO QUE OS DECÍA SOBRE BEBER EN PARIS ...

Sí, un día decidimos comer de barato, y efectivamente comimos barato, pero bebimos caro.
Al loro con los precios de las bebidas !!!!!
He de decir en favor de la comida que el tamaño del croque y de la hamburguesa eran tipo "tiburón" y con guarnición, pero lo del cortado (puto café creme!!) no tiene nombre.

No me extraña que los sábados pasen a nuestros eroskis y carrefours a llenar carros y carros de botellas y demás bebetorios...

ESTUVE EN PARIS Y HAY QUE PASEARSE POR LA RUE DES CANETTES

Rue des canettes, o la calle de las creperias. Concretamente estuvimos en dos: la "crêperie des canettes" y "La crêpe rit du clown"
Las dos tienen prácticamente la misma estructura, misma recetas, mismo precio, mismo ambiente. Cambia un poco la decoración y que en la del clown, los crêpes llevan ensalada de acompañamiento.
La verdad es que no son muy cómodas, son pequeñísimas: con banco corrido y mesas de dos, con lo que para poder sentarse en el banco adosado a la pared hay que mover la mesa, etc. bueno, pero el precio lo compensa. Es realmente barato ir de crêpes.

La carta de las "oscuritas" las que están hechas con harina sarracena.

Reseñable la zona donde están ubicadas estas dos creperies: Es la zona donde salen a cenar los parisinos, y en las calles de los alrededores (rue guisarde) hay un sinfín de restaurantes de los más variados menús, precios y calidades ..
También hay bares de "poteo", y de salir de copas, y por supuesto estos también fuman fuera, con lo que la calle adquiere un ambiente bastante majo. (nada que ver con las rues harpe, huchette y compañía que son una pedazo de turistada del copón).


ESTUVE EN PARÍS Y COMÍ EN "LA FOURMI AILÉE"

En sitios con "la fourmi ailée" , en el 8 de la rue Fouarre, al final de la rue Dante (la de las tiendas de cómic) en pleno barrio latino.

El sitio es precioso, de esos "vintage", pero bien puesto y la comida bastante rica. La camarera era simpatiquísima y habla bastantes idiomas, y si no, es de las que se esmera en hacerse entender (que pa ser París, ni tan mal...)

Blanquette de veau, que viene a ser un estofado de ternera con puré de patata.

La ensalada Cesar, todo un clásico


El sitio: precioso, muy romántico ...

La factura no tan romántica, pero vaya ... soportable para haber comido de sentados y caliente.
Realmente lo que me da la sensación es que en París no es caro comer bien, pero si beber; es increíble los lechones que meten con el propio café, y que decir del vino ... (aunque siempre queda el peleón "de la casa" o la consabida sidra bretona de 8 eurakos).


ESTUVE EN PARIS Y ME ALOJÉ EN EL HOTEL DIANA

He pasado unos días en Paris y la verdad es que por fin he dado con un hotel que cumple con bastantes de las condiciones que pido para repetir un hotel: céntrico, barato, limpísimo y con buen desayuno, además de que el personal era amable y atento.

El hotel en cuestión es el DIANA. Está en pleno centro, 75 rue St.Jacques, y tiene cerca varias paradas de metro.
Si hubiera que definirlo, yo diría que está enfocado a parejas (en este caso acepto como "pareja" a madre con hija que ha prometido llevarle a Paris) o gente que viaja sola (esa es mi impresión, por lo menos)

El desayuno me pareció muy bueno (8 euros) y se componía de bollería (3 piezas + pan) mantequilla y mermelada, zumo (no natural), macedonia de frutas (natural), cereales, cafés, te, chocolate a elegir, yogures, queso, fruta etc.
Ya sé que puede parecer caro (y lo es) pero es que mi debilidad es desayunar en los hoteles. (con la comodidad de poder subir a la habitación después.)

La habitación en temporada baja cuesta 98 euros, así que por este precio, dicidimos coger el desayuno todos los días (hay que avisar de víspera).

La reserva de la habitación hay que hacerla por mail, y reconfirmarla una semana antes de la llegada.

Curiosamente, lo encontré en google maps, y lo que me decidió a reservarlo fue la cantidad de buenos comentarios que tiene en tripadvisor.


La habitación era muy pequeña, pero suficiente para una estancia de pocos días.

El baño correctísimo, limpio y con buena ducha (parece una tontería, pero en la mayoría de mis viajes suelo tener problemas con la ducha, con lo que la ausencia de problemas me parece maravilloso)


Desde la habitación se ve la Sorbona

La fachada de la rue St. Jacques